Mi primer año de experiencia laboral

Ahora, en el momento en el que me encuentro escribiendo estas palabras, es 31 de Mayo de 2020, hace 1 año, el 31 de Mayo de 2019, me embarcaba en un viaje y prácticamente una aventura, de la que he aprendido más que en mis primeros 22 años de vida.


Todo comenzó en Gran Canaria, en 2019 me encontraba terminando mi último año en la universidad, estaba estudiando Ingeniería Informática, fue algo que siempre había querido desde pequeño, ¿por qué? Buena pregunta, quizás lo que mas me apasionaba era poder hacer un mundo y un sociedad mejor, que desde mi punto de vista, a través de la informática se podía conseguir.


En ese mismo año a mediados de Abril hice clic en una oferta de trabajo, era en Madrid, pero inmediatamente me entusiasmó la idea de irme allí, tuve más ofertas, pero por alguna razón decidi embarcarme en un puesto de trabajo con un lenguaje de programación en el que tenía muy poca experiencia, lo tomé como un reto. A mediados de Abril tomé un avión a Madrid para ultimar los detalles de la oferta, aquel día llegué sobre las 10 de la noche y tuve que compartir habitación con 10 personas más en un hostal.


Al día siguiente me levanté temprano, desayune, cogí mi mochila y me dispuse a emprender mi camino hacia aquellas oficinas, a mitad del camino veo como me estoy quedando sin batería en el móvil, así que rápidamente me dispuse a buscar un cargador, necesitaba el móvil para llegar al lugar. En ningún establecimiento me permitían cargar el móvil, recorrí cientos de sitios, hasta que en una cafetería (a cambio de tomarme algo), me dejaron cargar mi móvil, primer obstáculo del día superado. Una vez cargado mí móvil llegué a las 4 torres de Madrid, IMPRESIONANTES, todo fue bien y a las 16 de la tarde de ese mismo día emprendí mi vuelta a Gran Canaria.


Volvería a Madrid el 1 de Junio de ese año, para empezar en mi puesto de trabajo el 3 de Junio, después de buscar miles de habitaciones, en muchos sitios solo admitían chicas, otros eran muy caros, otros tenían fianzas de 4 meses, etc. Encontré una habitación en el seno de una familia y bastante económica, me acogieron bastante bien. Tenía 800€ ahorrados para pasar el mes, recuerdo que el día que llegué había una ola de calor impresionante, y no había comido nada en horas, encima el metro tardaba por la final de la Champions League, pensaba que me iba a desmayar...


El 3 de Junio llegué pronto a mi puesto de trabajo, conocía a gente nueva y me dispuse a leer muuuucha documentación, estaba nervioso, no sabía que hacer, pensaba que a la primera que fallara me iban a despedir, estaba lejos de mi familia, amigos, etc. Conforme pasan las semanas y los meses me voy asentando, pero los fines de semana a veces suelo echar de menos pasar tiempo con mis amigos, tuve ese verano ocasión de viajar más de una vez a Gran Canaria para poder presentar mi trabajo de fin de grado y poder orlarme, todo esto suponía un gasto extra con un sueldo normal.


Cada vez tengo que hacer tareas más complejas y el miedo a fallar hace que las semanas se conviertan casi en eternas, sabiendo más aún que no contralaba la tecnología en la que estaba trabajando.


Pasan los meses y a mediados de Septiembre empiezo a querer cambiar de empresa, siento que no estoy aprendiendo nada nuevo y que las cosas no se hacen de la mejor manera, pensé en cambiar para poder salvar mi carrera profesional, sin embargo me apenaba dejar mi primera empresa, pues me habían acogido muy bien.


Recibí varias ofertas, parecía que todo el mundo quería entrevistarme así que no tuve problema para rechazar unas cuántas y elegir la mejor, por motivos del destino envié mi CV a una empresa de la que había oído hablar sólo una vez en mi vida, pero no conocía muy bien, aceptaron hacerme una entrevista y accedí a ella.


Para ir tuve que llegar tarde al trabajo ese día, bastante tarde, pues quedaba en la otra punta de Madrid prácticamente, la empresa me encantó y me dispuse a continuar en el proceso si ellos querían, fueron unas 2-3 semanas (prueba técnica incluida) en la que también tanteaba otras empresas por si acaso, nunca se sabe, llegado el momento de la verdad entro en la empresa y hasta el día de hoy he crecido mucho con ellos dado que he podido aprender muchísimo.


Y luego llegó, llegó la PANDEMIA, desde entonces he estado trabajando desde Canarias, y no puedo estar más feliz, estoy cómodo, un clima increíble, estoy con mi familia, amigos, pareja, tengo más tiempo para mí y para mi ocio, además del enorme e increíble ahorro que supone estar en Canarias.


Así que en sólo 1 año, he pasado de una empresa con guardias laborales y un horario más estricto, a una con un horario laboral flexible, y por último a trabajar 100% remoto.


Hay grandes diferencias entre trabajar presencial y remoto, pero eso lo dejamos para otro día.


Como veis todo en esta vida es una aventura, mi mensaje para los que estén leyendo esto y vayan a comenzar en el mundo laboral, es que se arriesguen y prueben cosas, da igual, prueba, aprende, equivócate, quizás mi primer empleo no fue la decisión más acertada, pero me permitió aprender muchísimo sobre otras cosas. Y si ya estás trabajando, pues no te conformes, ve a por lo que quieres, a veces las cosas son complicadas, pero todo tiene su lado positivo, por ejemplo para mí un desastre como una pandemia ha sido un alivio, que me ha permitido conciliar como nunca mi vida laboral con la personal, porque compartir habitación, estar con extraños, estar lejos... pues no es fácil. Pero a pesar de las dificultades, volvería repetir la experiencia desde cero mil veces. La verdad que guardo buen recuerdo de este primer año.


Espero que te haya gustado esta entrada del blog con un toque más personal, te leo en los comentarios y en Twitter: @juanmaperez_ te espero en la próxima :)

103 vistas

©2020 por Juanma Perez.